Si bien estas dos carreras son totalmente distintas siempre hay personas e incluso pacientes que desconocen las características de cada carrera profesional lo que conlleva a una serie de confusiones al momento de hablar sobre ellas, especialmente sobre su objeto de estudio y tratamientos que realizan.

A continuación, veremos dos aspectos muy importantes de ambos profesionales, su educación y tratamientos que realizan:

Psicólogo

Educación

Un psicólogo recibe formación en ciencias de la conducta, dependiendo de la universidad suele ser 5 años de pregrado más un año de internado. Después de este tiempo suelen capacitarse en ciertas ramas de la psicología como clínica u organizacional a través de estudios de postgrado como maestrías o segundas especialidades ya que al egresar de la universidad suelen salir como psicólogos generales (esto varía según cada universidad)

Tratamiento

Los psicólogos clínicos basan sus tratamientos en métodos de evaluación psicológica y en la investigación de la conducta humana, siendo la terapia su principal tratamiento utilizado en pacientes.

Psiquiatra

Educación

Un psiquiatra recibe formación y entrenamiento para ser médico, se basa principalmente en ciencias biológicas y físicas. En Perú incluye 6 años de pregrado más 1 año de internado, después de ello se recibe como médico general. Posteriormente eligen la especialidad, para ser psiquiatra suelen estudiar 3 años adicionales.

Tratamiento

Su principal tratamiento se basa en la facultad de prescribir medicamentos psicotrópicos para el tratamiento de los desórdenes psicopatológicos, aunque también suelen hacer uso de la terapia.

A pesar de estas diferencias psicólogos y psiquiatras suelen trabajar en conjunto cuando se trata de investigación y trabajo practico, es común que ambos indaguen las causas de un problema psicopatológico y los efectos de los diferentes tratamientos que se administran para esta clase de problemas. Está comprobado que los tratamientos más eficaces suelen constar de administración de medicamentos y terapias a los pacientes y familiares, por lo que ningún profesional reemplaza al otro si no por el contrario se complementan para obtener mejores resultados.

Bibliografía

Compas, E. (2003). Introducción a la Psicología Clínica. México DF, México: Editorial McGraw-Hill